Breve historia

Compartir
Vota:
Archivo Fotográfico de la Comarca de Somontano de Barbastro

Confirmación del Privilegio de la Unión otorgada por Fernando el Católico

El nombre de Adahuesca procede del término latino Abosca, que significa “hacia Huesca”. De este término Abosca, procede el gentilicio de sus habitantes: aboscenses.

Los primeros pobladores de Adahuesca de los que tenemos constancia, debieron vivir en la Sierra de Sevil por los años 6000-8000 a.C. Evidencias de su presencia en la Sierra son las pinturas rupestres halladas en la cueva de Labarta y el covacho de Sevil. Estas muestras forman parte del Parque Cultural del Río Vero y están declaradas por la UNESCO Patrimonio Mundial.

Tras la Prehistoria, el territorio de Adahuesca formó parte del área de expansión de los íberos ilergetes, territorio que fue paulatinamente romanizado entre el s. II a.C. y el cambio de era, e integrado en la Provincia Tarraconense.

Adahuesca debió ser reconquistada por los reyes cristianos, probablemente por Sancho Ramírez, a finales del siglo XI, al mismo tiempo que Alquezar y Abiego.

Por los documentos existentes en el Archivo Municipal, parece que Adahuesca siempre quiso pertenecer al patrimonio real, pero no siempre lo consiguió. A lo largo de la Edad Media, estan documentadas una serie de transacciones entre los Reyes de Aragón y la nobleza, que afectan tanto a Adahuesca como a Sevil, que a la sazón eran dos concejos independientes. El interes de ambos pueblos por comprar su libertad llevó a Sevil a la ruina económica y Adahuesca solicitó la anexión de su territorio que se hizo efectiva por el Privilegio de la Union otorgado en 1476 por Juan II de Aragón.
A partir de ese momento comenzaron una serie de pleitos que se prolongarían por espacio de dos años, entre Adahuesca y los habitantes de Sevil. Siempre Adahuesca obtuvo de los Reyes de Aragón la confirmación del Privilegio de la Unión, conservándose en el Archivo las de Fernando el Católico y Carlos I.

Confirmación del Privilegio de la Unión otorgada por Fernando el Católico (fotografía 1)

El Papa Julio III, en el año 1553, concedió a Adahuesca el patronato sobre la rectoría de Sevil, según consta en la bula papal. (fotografía 2)

En el año 1659, los tres últimos vecinos que quedaban en Sevil, convencidos por las decisiones judiciales, que siempre les eran desfavorables cedieron a la evidencia y vendieron sus propiedades al Concejo de Adahuesca

Adahuesca fue Merinado (dependiente) de Barbastro en el Medievo, Sobrecullida de Barbastro al llegar el XVI, Vereda de Barbastro en el XVII y Corregimiento de la citada ciudad desde 1711 a 1833, año en que se convirtió en entidad autónoma como municipio, mientras eclesiásticamente seguía perteneciendo a la Diócesis de Lérida.
A mediados del siglo XX, la parroquia dejó de pertenecer a esta diócesis, pasando a la de Huesca.

LAS ABUELAS DE SEVIL

Según la leyenda de las abuelas de Sevil, la mayor parte de la población de esta sierra, habitaba en el pueblo de Sevil, que hoy conocemos como Las Casas. Este pueblo quedó despoblado debido a la muerte de sus habitantes producida por una epidemia de peste. Las últimas supervivientes de Sevil fueron dos ancianas enfermas y desamparadas que buscaron refugio en varios pueblos sin que ninguno de ellos las admitiera por temor al contagio de la enfermedad. Pero en Adahuesca, encontraron la protección que necesitaban. Al morir estas ancianas, y en prueba de gratitud, legaron a Adahuesca la Sierra de Sevi, dejando el encargo de celebrar dos fiestas al año en su recuerdo, que son Crucelós el 20 de Mayo y la Corrida de las Peras el 26 de Julio, día de Santa Ana.

Contenido multimedia

  • Archivo Fotográfico de la Comarca de Somontano de Barbastro. Autor: José Ignacio Pardinilla Bentué

    Bula papal


Contenidos relacionados

Ayuntamiento de Adahuesca - Plaza de la Villa, 2 - 22147 Adahuesca (Huesca) - Tel. 974 318 151


Siguenos en: Agreganos a tus RSS
  • Diputación de Huesca

Ayuntamiento de Adahuesca - Plaza de la Villa, 2 - 22147 Adahuesca (Huesca) - Tel. 974 318 151